Sin Ataduras

River festejó una goleada en Avellaneda en la noche que explotó Funes Mori | mayo 9, 2010

Eso es River, y así se saca de encima al Racing entonado en el alma por cuatro triunfos en cadena; su equipo se empieza a moldear sobre una línea definida de conceptos. Gana 3 a 0 y tiene luz propia con una serie de jugadas que llevan más de cinco pases seguidos en el envoltorio.

Que Racing le pasa cerca al empate, cuando el juego está 1 a 0, también es real. Porque Claudio Bieler, con aventuras individuales -remates desde afuera del área- o hasta Matías Cahais -que se suelta, encara y su tiro sacude al poste para que los hinchas armen una avalancha detrás del arco- olfatean que la limitada propuesta del conjunto de Miguel Russo también puede encontrar calles a Daniel Vega.

Sobre todo, cuando es Sebastián Grazzini el que la lleva. Pero, claro, esta vez el zurdo no tiene socio cerca, no le anda el arrancador a José Luis Fernández y Braian Lluy se pierde en el concepto.

Si Mauro Díaz es capaz de sostener el rendimiento del primer tiempo durante buena parte de los partidos, el entrenador puede tener un conejo en la galera. Es talentoso, lleva la pelota cerca del pie, sale con gambeta de la marca y toca a tiempo.

Con esa muestra en frasco chico le alcanza para perfumar de fútbol a River. Un enlace por el que pasa la pelota tiene, en general, la decisión de la jugada. Y si sus compañeritos de aula interpretan el fútbol de igual manera, se logra la sencillez tan complicada de aplicar en este juego.

Facundo Affranchino y Roberto Pereyra, uno por derecha y otro por la izquierda, intentan el pase, el toque corto o largo, pero nunca el recorrido inútil de un ida y vuelta como si se tratara de llegar primero quién sabe a dónde. Estos jugadores, y los otros, son los mismos; lo que cambia, definitivamente, es el contagio.

Es confianza, como en el tercer gol, cuando la jugada nace en el área de Racing, pasa por Ariel Ortega y Paulo Ferrari, y cae en la cabeza de Funes Mori para que el goleador de la noche le saque brillo a su romance con el arco.

Si el nueve sigue la jugada es porque sabe que su equipo está en la misma frecuencia y que ese centro caerá por detrás.

Del Racing que supo llegar a esta instancia por la llama que se encendió en Bieler, Grazzini y el resto de los que pueden elaborar un menú, poco se muestra en estos 90 minutos.

Su idea nunca se termina de poner en cancha, no puede y la razón es tan simple como la que se desnuda en el campo de juego: si es River el que tiene la pelota, el otro no juega.

Y, aunque los dirigidos por Cappa no hagan un monopolio del balón, de que su tenencia no sea tan sostenida, cuando puede hacer uso la lectura del partido es equivocada. Se lo busca a Bieler, pero solamente Grazzini lo encuentra con una asistencia, pero el nueve define mal ante la salida de Vega.

La señalización del camino indica que Racing debe insistir por esa vía, pero a esa altura es como el aplauso debajo del agua. Le cuesta, todo es forzado, todo es como era, en ese equipo con muecas de flaquezas bien marcadas. No sale.

En el segundo gol de River se entiende, tal vez, el sentido o la influencia que un entrenador es capaz de dar en un mensaje. Funes Mori no patea al arco, no se enreda con la pelota, no desespera por ese gol que no le llega.

Este Funes Mori piensa, elige, se libera de esa aceleración en vano dentro del área, pasa Jorge De Olivera, espera Matías Martínez sobre la línea -en la previa comete un error para ponerse colorado- y le da un pase a la red. Lo hace con la cabeza…

Por: Marcelo Máximo

Anuncios

Publicado en Deportes, Nacional

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    mayo 2010
    D L M X J V S
    « Abr    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  

    QUE SELECCION ARGENTINA

    LENGUA MISIONERA

    El Misionero no es antipático, es un "argel" El Misionero no se pone de novio, se "arregla" El Misionero no conquista mujeres fieras, es un "bagallero" El Misionero no abusa de algo, "baquetea" En Misiones no hay personas feas, hay "bagartos" El Misionero no pega, da una "pateadura" El Misionero no es travieso, es "cabezudo" El Misionero no agarra, "cacha" El Misionero no hace la corte, "le cae" ó "le llovizna" El Misionero no va de fiesta, sale de "pachanga" Las Misioneras no tienen vagina, tienen "cachi" ó "tatú" Los Misioneros no tienen pene, tienen "chilo" El Misionero no come lo que sobro del día anterior, come "carayá" El Misionero no es elegante, es "caté" El Misionero no está borracho, está "caú" El Misionero no se acuesta con una mujer, se la "come" El Misionero no tiene buen nivel, es "cotizado" En Misiones no hay putas, hay "cueros" El Misionero no te avisa de un peligro, te dice "chaque" El Misionero no hace favores gratis, hace "changas paraguayas" El Misionero no desordena, hace "emboyeré" El Misionero no hace el amor, "entierra la mandioca" El misionero no sale con una señorita, anda "clavando" con una "guaina" El Misionero no es cornudo, es "guampudo" El Misionero no se divierte, se "halla" El Misionero no maltrata, "judéa" El Misionero no se lleva un susto, se lleva un "julepe" El Misionero no es flaco, es "lambarí" ó "piruí" El Misionero no pone llave, "llavéa" En Misiones no hay pibes maleducados, hay "pendejos de mierda" El Misionero no es primitivo ni mediocre, es "mencho" El Misionero no dice apurate, dice "metele" El Misionero no se aburre, se "picha" El Misionero no es mal perdedor, es "pichado" El misionero no es homosexual, es "traga sable" El misionero no anda corto de dinero, anda "puádo" El Misionero no tiene pene grande, tiene "tamanduá" El Misionero no te dice basta, te dice "Ya dá ya" El Misionero no es petiso, es "tape" El Misionero no hace lío, arma un "tepotí" El misionero no toma un trago, "le mete un camambú" En Misiones la cerveza no está helada, está "bien frapé" En Misiones no se toma champagne, se toma "champú" El Misionero no es veleta, es "poncho yeré" En Misiones las mujeres no son histéricas, son "santoró" En Misiones no se atraviesa, se "bandéa" El Misionero no da una cachetada, da un "chipa-í" El Misionero no da un coscorrón, da un "tongo" El Misionero no es mujeriego, es "picho dulce" El Misionero no tiene un auto viejo y feo, tiene "una gangrena" El Misionero no tiene un adversario débil, tiene uno "bien pililí" El Misionero no tiene el motor de su auto preparado, lo tiene "mandiocado" En Misiones la fiesta no termina, "opama" Expresión de admiración: "Güeeeee" Expresión de incredulidad: "A la iiiitaaaaa", "vó nomá sabé", "chiquelé" Orden de ejecutar una acción: "Ñaputile", "Encajale", "Sacudile", etc. Amenaza-advertencia: "No te aya hacé el loco ehhh" Amenaza de muerte: "Dejá de jodé o te viá meté un puntazo ehhh!!!" Expresión de afirmación: "Má vale" Expresión de compasión por el prójimo: "Angáaaaa pobreciiiiiito" Somos así, que se va a hacer, pero con orgullo

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 2 seguidores

    Estadistica de Sin Ataduras

    • 72,286 Visitas
A %d blogueros les gusta esto: