Sin Ataduras

Racing resurgió ante Vélez y continúa en su lucha por escapar a la Promoción | abril 19, 2010

Lo que gana Racing es un partido dentro de un partido. Son cinco minutos en los que los planetas se alinean y, de golpe, se arma un equipo con jugadores que juegan, de una vez.

Que sea el fútbol asociado el que lo haga salir del fondo de la pileta a este Racing que alrededor de esa ráfaga de goles y audacia es un combinado que flota dentro de una cancha.

Algo sucede, por arte -el golazo de Claudio Yacob- de magia -el ingreso de Gabriel Hauche y de Sebastián Grazzini- para que el compromiso de Pablo Lugüercio no quede apenas en el consuelo cotidiano.

El conjunto que dirige Miguel Russo saca un triunfo de la galera ante los suplentes de Vélez que, hasta ese embate de furia, tiene el control remoto en la mano.

En el contenido de estos tres puntos el peso más fuerte pasa por el ego, ese que estos jugadores tienen en el sótano. Ese que no despierta cuando un grupo de chiquilines que tiene en Ricardo Alvarez a su eje de circulación le toquetea la pelota ante tanta pasividad.

Ese que tampoco asoma cuando Fernando Tobio pone el 0-1 con la cabeza, en la soledad del área y tras un córner de Pablo Lima. Racing, el ego, en medio de un lluvia que cae del cielo y adjunta insultos de todo un Cilindro, que solo desvía su atención cuando el juego se detiene por incidentes.

¿Quién es capaz de escribir otro final a este cuento? Russo, que rara vez apuesta fuerte, ahora envía un mensaje claro con Grazzini, más Bieler, más Lugüercio, más Hauche. Esa suma es, en definitiva, la mejor receta que Racing pueda presentar para, alguna vez, comer un plato con sabor.

Y aunque no siempre los cocineros anden inspirados para la elaboración, es una ficha razonable para el momento. No queda otra, el entrenador patea el tablero y que la conexión tenga buena señal en pequeñas sociedades que hacen a un nuevo mundo.

Grazzini sacude de afuera y le saca un poco de pintura al ángulo de Marcelo Barovero. Un arquero que, luego, se luce dos veces en menos de un minuto ante Hauche, que antes le ofrece un pase cómodo a Lugüercio para su remate afuera.

Se viene, algo está por pasar. Eso se siente ahora que la gente empuja y los jugadores se quitan presiones porque, entienden, que el otro camino es el equivocado.

A jugar que se acaba el mundo, a pegarle al arco sin temores al ridículo -gol de Lugüercio-, a no esconderse por aquello de los insultos de su propia gente -golazo de Yacob, pese que la pelota roza en Cabral-, a animarse a más y no refugiarse en esa teoría para defender un triunfo con defensores y no con delanteros: linda definición de Bieler.

Es un delirio este estadio, es un grito que conmueve aunque nadie se convence de que todo esto pasa. Nadie sabe si es real, pero Racing lo juega, no lo disputa.

Se anima, no lo espera. Camina, no se frena a ver qué pasa. ¿Qué la expulsión de Alvarez favorece al cambio? Sí, termina siendo fundamental. Pero, no hubiera sido la primera vez que este equipo no sabe qué hacer con la pelota y un jugador más.

El ego de Racing, el orgullo, la sensación de que es el fin del mundo, los rayos, la lluvia, los cantos en contra, la violencia adentro y afuera. A jugar, son cinco minutos…

Por: Marcelo Máximo

Anuncios

Publicado en Deportes, Nacional

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    QUE SELECCION ARGENTINA

    LENGUA MISIONERA

    El Misionero no es antipático, es un "argel" El Misionero no se pone de novio, se "arregla" El Misionero no conquista mujeres fieras, es un "bagallero" El Misionero no abusa de algo, "baquetea" En Misiones no hay personas feas, hay "bagartos" El Misionero no pega, da una "pateadura" El Misionero no es travieso, es "cabezudo" El Misionero no agarra, "cacha" El Misionero no hace la corte, "le cae" ó "le llovizna" El Misionero no va de fiesta, sale de "pachanga" Las Misioneras no tienen vagina, tienen "cachi" ó "tatú" Los Misioneros no tienen pene, tienen "chilo" El Misionero no come lo que sobro del día anterior, come "carayá" El Misionero no es elegante, es "caté" El Misionero no está borracho, está "caú" El Misionero no se acuesta con una mujer, se la "come" El Misionero no tiene buen nivel, es "cotizado" En Misiones no hay putas, hay "cueros" El Misionero no te avisa de un peligro, te dice "chaque" El Misionero no hace favores gratis, hace "changas paraguayas" El Misionero no desordena, hace "emboyeré" El Misionero no hace el amor, "entierra la mandioca" El misionero no sale con una señorita, anda "clavando" con una "guaina" El Misionero no es cornudo, es "guampudo" El Misionero no se divierte, se "halla" El Misionero no maltrata, "judéa" El Misionero no se lleva un susto, se lleva un "julepe" El Misionero no es flaco, es "lambarí" ó "piruí" El Misionero no pone llave, "llavéa" En Misiones no hay pibes maleducados, hay "pendejos de mierda" El Misionero no es primitivo ni mediocre, es "mencho" El Misionero no dice apurate, dice "metele" El Misionero no se aburre, se "picha" El Misionero no es mal perdedor, es "pichado" El misionero no es homosexual, es "traga sable" El misionero no anda corto de dinero, anda "puádo" El Misionero no tiene pene grande, tiene "tamanduá" El Misionero no te dice basta, te dice "Ya dá ya" El Misionero no es petiso, es "tape" El Misionero no hace lío, arma un "tepotí" El misionero no toma un trago, "le mete un camambú" En Misiones la cerveza no está helada, está "bien frapé" En Misiones no se toma champagne, se toma "champú" El Misionero no es veleta, es "poncho yeré" En Misiones las mujeres no son histéricas, son "santoró" En Misiones no se atraviesa, se "bandéa" El Misionero no da una cachetada, da un "chipa-í" El Misionero no da un coscorrón, da un "tongo" El Misionero no es mujeriego, es "picho dulce" El Misionero no tiene un auto viejo y feo, tiene "una gangrena" El Misionero no tiene un adversario débil, tiene uno "bien pililí" El Misionero no tiene el motor de su auto preparado, lo tiene "mandiocado" En Misiones la fiesta no termina, "opama" Expresión de admiración: "Güeeeee" Expresión de incredulidad: "A la iiiitaaaaa", "vó nomá sabé", "chiquelé" Orden de ejecutar una acción: "Ñaputile", "Encajale", "Sacudile", etc. Amenaza-advertencia: "No te aya hacé el loco ehhh" Amenaza de muerte: "Dejá de jodé o te viá meté un puntazo ehhh!!!" Expresión de afirmación: "Má vale" Expresión de compasión por el prójimo: "Angáaaaa pobreciiiiiito" Somos así, que se va a hacer, pero con orgullo

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 3 seguidores

    Estadistica de Sin Ataduras

    • 71,805 Visitas
A %d blogueros les gusta esto: