Sin Ataduras

Sudán, la tierra de los “demonios”, celebra elecciones después de 24 años | abril 3, 2010

Es el infierno mismo. Y no sólo porque el país está sumido en la violencia –entre otros actores- por las milicias de Janjawid o “Diablo a caballo”, en árabe.
Sudán es el mismo infierno porque allí se cometen terribles violaciones a los derechos humanos, ante la mirada pasiva de la comunidad internacional y la complicidad de algunos países.
Pueblos enteros arrasados, masacres a la luz del día, violaciones de niñas y mujeres en masa, desplazamientos forzados.
Muerte, torturas, tráfico de personas, robos, contrabando de ayuda humanitaria. El horror con todas sus letras.
Sudán vive sumido en la violencia desde el siglo pasado. Sufrió dos guerras civiles (1955-1972 y 1983-2005) y saltó a la “fama” internacional cuando se supo que era el santuario de Osama Bin Laden y de sus campos de entrenamiento terroristas luego de los atentados del 11 de septiembre.
El anfitrión del hombre más buscado del mundo luego de los ataques a las Torres Gemelas era nada menos que el entonces y actual presidente del país: Omar Al Bashir.
Al Bashir llegó al poder como primer ministro en 1989 tras un golpe de Estado y por primera vez en 24 años llamó a elecciones generales. Serán el 11 de abril, en medio de una gran preocupación internacional por la transparencia de los comicios.
Es que las sospechas sobre persecuciones, torturas y masacres cometidas por el Estado en contra los civiles no han mermado a pesar de que desde enero de 2005 rige un acuerdo de paz entre el norte musulmán y el sur cristiano de Sudán, las dos partes históricamente enfrentadas en las guerras civiles.
El llamado a elecciones libres no es una iniciativa propia de Al Bashir –que se hizo cargo del país tras un golpe de Estado pisando los 90- sino uno de los compromisos a los que se vio obligado al firmar el acuerdo de paz de 2005.
A las sospechas de masacres cometidas por las Fuerzas de Seguridad que responden a Al Bashir, se suman las violaciones a los derechos políticos y civiles que han sido certificados por organismos como Human Rights Watch (HRW).
Según el último reporte de esta organización, durante el período de registro para votar -entre noviembre y diciembre de 2009- las autoridades nacionales cometieron todo tipo de violaciones y restringieron derechos básicos garantizados en la Constitución de Sudán y las leyes internacionales.
Las Fuerzas de Seguridad han detenido arbitrariamente los opositores, el Gobierno ha prohibido las reuniones y actos políticos y ha buscado por todos los medios de evitar que los activistas que están en la vereda de enfrente expongan sus ideas.
“El Gobierno de Jartum (la capital) todavía emplea a las Fuerzas de Seguridad para acosar y perseguir a aquellos que hablan en contra del oficialismo” dijo Georgette Gagnon, el director para África de HRW en un informe de la organización.
“No hay condiciones para que se desarrollen elecciones libres, justas y transparentes”, agregó.
Una de las denuncias más fuertes la hizo Tong Lual Ayat, líder del Partido Demócrata Unido.
El hombre fue detenido porque su fuerza “no estaba registrada correctamente”.
“Me pusieron debajo de un árbol y me encadenaron, incluso de noche”, denunció a HRW luego de ser liberado casi un mes después.
La carrera hacia el Palacio de Gobierno tiene como protagonistas a una decena de candidatos, varios de ellos acusados de ser “los diablos de siempre”.
Incluso, el argentino Luis Moreno Ocampo, fiscal en jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) comparó a estos comicios con la “elección de Hitler”.
Sus palabras se conocieron el 23 de marzo, un día después de que Al Bashir amenazara con expulsar a los observadores internacionales luego de rechazar su pedido de aplazar las elecciones por objeciones contra su organización.
Los observadores enfrentan “un gran desafío” en Sudán, dijo Moreno Ocampo en una conferencia de prensa desde Bélgica.
“Es como fiscalizar una elección de Hitler”, agregó. A pedido suyo, la CPI emitió el año pasado órdenes de captura internacional contra Al Bashir, bajo los cargos de crímenes contra la humanidad, genocidio y crímenes de guerra cometidos en Darfur.
Es la primera orden de captura contra un jefe de Estado en funciones que libró la CPI, el tribunal internacional con sede en La Haya que juzga estos crímenes.
A Al Bashir se lo acusa de armar y financiar a las milicias de Janjawid en Darfur en contra de pueblos como los Fur, los Zagawa y los Malasit.
Allí, en medio de la meseta árida pelean por las tierras fértiles y los acuíferos de la región.
La ONU estima que entre 200 y 400.000 personas han muerto en el enfrentamiento y unas 2 millones abandonaron sus casas huyendo de la violencia.
Más allá de quién gane los comicios del 11 de abril, Sudán tiene por delante enormes desafíos: poner fin a la violencia entre los diferentes grupos armados, combatir los problemas más acuciantes de la población como el hambre, la falta de servicios básicos y el altísimo desempleo.
No sólo eso. También tiene que lidiar con una cuestión escabrosa: el referéndum de autodeterminación que se votará en el sur del país el año que viene para decidir si esa región se independiza o no.
Al Bashir sabe que si eso sucede puede perder la gallina de los huevos de oro o los pozos petroleros de Abyei.
Por eso, hace años que impulsa la migración masiva de habitantes del norte hacia el sur, para asegurarse que voten en contra de la independencia sureña y todo el territorio de Sudán siga estando como hasta ahora, en sus manos.
Por: María Arce
Anuncios

Publicado en Sin categoría

Dejar un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

    QUE SELECCION ARGENTINA

    LENGUA MISIONERA

    El Misionero no es antipático, es un "argel" El Misionero no se pone de novio, se "arregla" El Misionero no conquista mujeres fieras, es un "bagallero" El Misionero no abusa de algo, "baquetea" En Misiones no hay personas feas, hay "bagartos" El Misionero no pega, da una "pateadura" El Misionero no es travieso, es "cabezudo" El Misionero no agarra, "cacha" El Misionero no hace la corte, "le cae" ó "le llovizna" El Misionero no va de fiesta, sale de "pachanga" Las Misioneras no tienen vagina, tienen "cachi" ó "tatú" Los Misioneros no tienen pene, tienen "chilo" El Misionero no come lo que sobro del día anterior, come "carayá" El Misionero no es elegante, es "caté" El Misionero no está borracho, está "caú" El Misionero no se acuesta con una mujer, se la "come" El Misionero no tiene buen nivel, es "cotizado" En Misiones no hay putas, hay "cueros" El Misionero no te avisa de un peligro, te dice "chaque" El Misionero no hace favores gratis, hace "changas paraguayas" El Misionero no desordena, hace "emboyeré" El Misionero no hace el amor, "entierra la mandioca" El misionero no sale con una señorita, anda "clavando" con una "guaina" El Misionero no es cornudo, es "guampudo" El Misionero no se divierte, se "halla" El Misionero no maltrata, "judéa" El Misionero no se lleva un susto, se lleva un "julepe" El Misionero no es flaco, es "lambarí" ó "piruí" El Misionero no pone llave, "llavéa" En Misiones no hay pibes maleducados, hay "pendejos de mierda" El Misionero no es primitivo ni mediocre, es "mencho" El Misionero no dice apurate, dice "metele" El Misionero no se aburre, se "picha" El Misionero no es mal perdedor, es "pichado" El misionero no es homosexual, es "traga sable" El misionero no anda corto de dinero, anda "puádo" El Misionero no tiene pene grande, tiene "tamanduá" El Misionero no te dice basta, te dice "Ya dá ya" El Misionero no es petiso, es "tape" El Misionero no hace lío, arma un "tepotí" El misionero no toma un trago, "le mete un camambú" En Misiones la cerveza no está helada, está "bien frapé" En Misiones no se toma champagne, se toma "champú" El Misionero no es veleta, es "poncho yeré" En Misiones las mujeres no son histéricas, son "santoró" En Misiones no se atraviesa, se "bandéa" El Misionero no da una cachetada, da un "chipa-í" El Misionero no da un coscorrón, da un "tongo" El Misionero no es mujeriego, es "picho dulce" El Misionero no tiene un auto viejo y feo, tiene "una gangrena" El Misionero no tiene un adversario débil, tiene uno "bien pililí" El Misionero no tiene el motor de su auto preparado, lo tiene "mandiocado" En Misiones la fiesta no termina, "opama" Expresión de admiración: "Güeeeee" Expresión de incredulidad: "A la iiiitaaaaa", "vó nomá sabé", "chiquelé" Orden de ejecutar una acción: "Ñaputile", "Encajale", "Sacudile", etc. Amenaza-advertencia: "No te aya hacé el loco ehhh" Amenaza de muerte: "Dejá de jodé o te viá meté un puntazo ehhh!!!" Expresión de afirmación: "Má vale" Expresión de compasión por el prójimo: "Angáaaaa pobreciiiiiito" Somos así, que se va a hacer, pero con orgullo

    Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 2 seguidores

    Estadistica de Sin Ataduras

    • 72,270 Visitas
A %d blogueros les gusta esto: